Saltar al contenido
Tecnicas de aprendizaje

Modo enfocado frente al modo difuso de pensar: por qué necesita ambos

Educación y Aprendizaje Desarrollo Personal Por Janice Friedman

El modo enfocado frente al modo de pensamiento difuso es un concepto importante en el libro de Barbara Oakley, A Mind for Numbers. El Dr. Oakley postuló que la interacción entre estos dos modos de pensamiento es uno de los conceptos más importantes para aprender cualquier cosa. En esta entrada de blog, voy a hablar de los dos modos de pensar y luego pasar a explicar la importancia de utilizar ambos modos de pensamiento con el fin de aprender y entender nuevos conceptos.

Modo de pensamiento enfocado

Piense en el modo enfocado como aprendizaje consciente.

Aprender en modo enfocado suele ser lo que la gente piensa al escuchar la palabra “aprender”. Está utilizando nuestra atención enfocada para pensar únicamente en la información que estamos tratando de aprender. Durante el pensamiento centrado en el modo, estamos sentados y deliberadamente practicando algo o tratando de resolver un problema, sin distraernos con nada más. Cuando estás sentado y escribiendo un artículo, haciendo un problema de matemáticas o practicando un movimiento de baile específico, estás en modo enfocado.

El modo enfocado puede ser considerado como la base del conocimiento, poniendo las trazas de memoria iniciales para que formemos nuestra base de conocimiento. La práctica enfocada y la repetición de triples ejes, tiros libres, patadas redondas, problemas matemáticos o vocabulario es lo que nos permite construir una base de conocimiento para aplicarlo en última instancia a lo que estamos aprendiendo a hacer, ya sea patinaje artístico, jugar baloncesto, hacer karate, hacer un examen de matemáticas o aprender a hablar un idioma extranjero.

El aprendizaje en modo enfocado se centra en y alrededor de la corteza prefrontal, el área justo detrás de la frente. La corteza prefrontal es responsable de gran parte de nuestras funciones ejecutivas que tiene que ver con la toma de decisiones y la resolución de problemas, además de controlar nuestra atención y memoria.

Modo de pensamiento difuso

Piense en el modo difuso como aprendizaje inconsciente.

A diferencia del modo enfocado, el modo difuso no parece tener un área central en el cerebro que sea principalmente responsable: parece ser una división del trabajo de parto de múltiples áreas del cerebro.

Cuando estás tratando de captar un nuevo concepto, no tienes patrones neuronales preexistentes para ayudar a guiar tus pensamientos, no hay una vía subyacente difusa que te ayude a guiarte. Aquí es cuando el modo difuso se vuelve útil. Para explicar más detalladamente la diferencia entre enfocado y difuso, es útil utilizar la analogía de la linterna utilizada en el libro. Cuando estás en modo enfocado, estás brillando una linterna que está firmemente enfocada en un área pequeña. Sin embargo, cuando se utiliza el modo difuso se está lanzando la linterna en un área amplia, con la luz no brillando brillantemente en cualquier área específica.

Cuando estás en modo difuso, no estás enfocado en la llamada práctica deliberada. Más bien, usted está dejando que el conocimiento limitado se ejecute en segundo plano, tipo de programas en segundo plano que se ejecutan en su teléfono inteligente mientras que usted utiliza activamente un programa. Pensar en modo difuso se puede hacer simplemente jugando un juego de baloncesto si usted está aprendiendo a ser un mejor jugador de baloncesto, jugando acordes al azar en la guitarra si usted está aprendiendo a tocar la guitarra, o simplemente mentalmente pensando en problemas matemáticos mientras toma un paseo.

También se ha demostrado que la atención difusa es especialmente importante para la creatividad y la resolución creativa de problemas. En un estudio realizado por investigadores del noroeste, los participantes con atención difusa obtuvieron una puntuación mucho mayor en el Cuestionario de Logro de Creatividad que los participantes en modo de atención focalizada, siendo el coeficiente intelectual la variable controladora. Esta información se ilustra en el siguiente gráfico:

Por qué necesitamos ambos

La verdad es que para aprender algo de verdad y almacenar conocimiento permanentemente en nuestro cerebro, necesitamos nuestro cerebro para hacer ambas cosas. Primero tenemos que aprender el material usando nuestro modo de pensamiento enfocado centrándonos atentamente en el material sin distracciones.A partir de entonces, utilizamos nuestro modo difuso para tener una idea general de lo que estamos aprendiendo y para dejar que las ideas se percolan en segundo plano mientras nos centramos en otras cosas. Durante el modo difuso de pensamiento, nuestro cerebro está internando pasivamente la información y buscando conexiones potenciales y vías neuronales dentro de la información almacenada en el cerebro. Esto es genial para el cerebro porque la búsqueda de conexiones potenciales es lo que nos permite obtener esa perspectiva general.

Pero con el tiempo, tendremos que volver atrás y centrar nuestra atención atentamente en conectar las diferentes vías neuronales para tener una idea sucinta de lo que estamos tratando de aprender. El modo difuso nos muestra un montón de conexiones potenciales, mientras que el modo enfocado nos permitirá hacer las conexiones correctas a partir de las conexiones potenciales que ya tenemos.

Aunque el modo enfocado es un elemento necesario e importante del primer aprendizaje del material, estar en modo enfocado demasiado tiempo puede restar tiempo al aprendizaje. Cuando se mantiene en modo enfocado demasiado tiempo, como cuando están atrapados en un problema matemático, esto se vuelve más problemático que útil. Al centrarnos intensamente en el problema durante demasiado tiempo, experimentamos visión de túnel y perdemos nuestra capacidad de pensar fuera de la caja para resolver un problema. Este problema también se conoce como el efecto Einstellung.

Con el efecto Einstellung, una idea que tenemos en nuestra mente evita que se encuentre una mejor idea o solución. Esto es especialmente aplicable en la resolución de problemas en matemáticas y ciencias. Al centrarnos en un problema demasiado tiempo, comenzamos a trabajar dentro de un conjunto arbitrario de parámetros y suposiciones/premisas. Sin embargo, podría ser que el conjunto de parámetros que establecemos arbitrariamente no es la correcta o ser la mejor manera de resolver un problema. Por lo tanto, permanecer en modo enfocado demasiado tiempo puede ser perjudicial para el aprendizaje. Así que la próxima vez que estés atascado en un problema, tómate un pequeño descanso, deja que tu mente entre en modo difuso, y comienza de nuevo con una pizarra limpia en modo enfocado.

Además, cuando se estresa, comenzamos a perder la capacidad de conectar ideas pertinentes que son tan innatas al modo enfocado. Un poco de estrés nos permite actuar en nuestro pico, pero demasiado estrés inhibe nuestra capacidad de pensar con claridad. Esta es la razón por la que el cerebro no funciona muy bien cuando estamos enojados o asustados. Por lo tanto, la idea de tomar un descanso cuando se frustra se basa en pruebas fácticas.

Ejemplo de modos enfocados y difusos juntos

Aprender un idioma es un ejemplo perfecto del uso del modo enfocado y difuso. Mientras estamos en clase aprendiendo el vocabulario y la estructura de las oraciones, estamos participando en un modo de pensamiento enfocado. Sin embargo, todos sabemos que simplemente aprender la información en un ambiente de clase usando la repetición de rote no es como vas a ser competente en un idioma extranjero. Además del aprendizaje en el aula, debemos aprender en modo difuso hablando y conversando con personas que son competentes en el idioma extranjero, preferiblemente hablantes nativos. Es sólo entonces que podemos ampliar nuestro conocimiento en el aula y realmente aprender a ponerlo en uso.

Este es uno de esos ejemplos, pero hay muchos ejemplos de aprendizaje usando el modo enfocado y difuso. Sólo cuando vamos y vinimos entre ambos modos estamos aprendiendo realmente. El modo difuso sin modo enfocado es limitado, ya que no tenemos una base firme para construir conocimiento. El modo enfocado sin modo difuso limita severamente nuestra capacidad de progreso, ya que no nos permite pensar creativamente, ni nos permite encontrar y conectar conceptos y vías neuronales.

Janice Friedman