Saltar al contenido
Tecnicas de aprendizaje

La Psicología de la Procrastinación

La procrastinación es algo con lo que la mayoría de la gente tiene al menos un poco de experiencia. No importa lo bien organizado y comprometido que estés, lo más probable es que te hayas encontrado arruinando horas en actividades triviales (ver la televisión, actualizar tu estado de Facebook, comprar en línea) cuando deberías haber pasado ese tiempo en el trabajo o proyectos relacionados con la escuela.

Ya sea que esté posponiendo el terminar un proyecto para trabajar, evitar tareas o ignorar las tareas del hogar, la dilación puede tener un impacto importante en su trabajo, sus calificaciones y su vida.

¿Por qué procrastinamos y esperamos hasta el último minuto?

Todos procrastinamos en un momento u otro, y los investigadores sugieren que el problema puede ser particularmente pronunciado entre los estudiantes. Se estima que entre el 25 y el 75% de los estudiantes universitarios se postituyen en el trabajo académico.

Un estudio de 2007 encontró que un total de 80 a 95% de los estudiantes universitarios procrastinado regularmente, particularmente cuando se trataba de completar tareas y cursos. Una encuesta de 1997 encontró que la procrastinación fue una de las principales razones por las que los candidatos al doctorado no completaron sus tesis.

Según Ferrari, Johnson y McCown, hay algunas distorsiones cognitivas importantes que conducen a la dilación académica.

Los estudiantes tienden a:

  • Sobrestimar cuánto tiempo les queda para realizar tareas
  • Sobreestimar cuán motivados estarán en el futuro
  • Subestimar el tiempo que tardarán ciertas actividades en completarse
  • asumir erróneamente que necesitan estar en el marco de la mente adecuado para trabajar en un proyecto

A medida que leas esa lista, probablemente puedas recordar algunas veces en el pasado que el mismo tipo de lógica te ha llevado a posponer las cosas hasta más tarde. ¿Recuerdas aquella vez que pensaste que te quedaba una semana para terminar un proyecto que realmente debía ser el día siguiente? ¿Qué tal el momento en que decidió no limpiar tu apartamento porque “didn’t se sienta como hacerlo en este momento.”

A menudo asumimos que los proyectos no tardarán tanto en terminar como realmente lo harán, lo que puede conducir a una falsa sensación de seguridad cuando creemos que todavía tenemos mucho tiempo para completar estas tareas. Uno de los factores más importantes que contribuyen a la procrastinación es la noción de que tenemos que sentirnos inspirados o motivados para trabajar en una tarea en un momento determinado.

La realidad es que si esperas hasta que estás en el estado de ánimo adecuado para hacer ciertas tareas (especialmente las indeseables), probablemente encontrarás que el momento adecuado simplemente nunca llega y la tarea nunca se completa.

La duda personal también puede desempeñar un papel importante. Cuando no estás seguro de cómo abordar un proyecto o inseguro en tus habilidades, es posible que te encuentres afavor de trabajar en otras tareas.

El impacto negativo de la procrastinación

No son sólo los estudiantes los que caen en la trampa de “lo haré más tarde”. Según Joseph Ferrari, profesor de psicología en la Universidad DePaul de Chicago y autor de Still Procrastinating: The No Regret Guide to Getting It Done, alrededor del 20% de los adultos estadounidenses son procrastinadores crónicos.

Estas personas no sólo procrastinan de vez en cuando; es una parte importante de su estilo de vida. Pagan sus facturas tarde, no comienzan a trabajar en grandes proyectos hasta la noche antes de la fecha límite, retrasan las compras navideñas hasta la víspera de Navidad, e incluso presentan sus declaraciones de impuestos tarde.

Desafortunadamente, esta dilación puede tener un impacto grave en una serie de áreas de la vida, incluyendo la salud mental de una persona. En un estudio de 2007, los investigadores encontraron que al comienzo del semestre, los estudiantes que eran procrastinadores reportaron menos enfermedades y niveles de estrés más bajos que los no procrastinadores. Esto cambió dramáticamente al final del término cuando los procrastinadores reportaron mayores niveles de estrés y enfermedad.

La procrastinación no sólo puede tener un impacto negativo en su salud; también puede dañar sus relaciones sociales.Al apagar las cosas, estás poniendo una carga sobre la gente que te rodea. Si habitualmente entregas los proyectos tarde o te deslumbras hasta el último minuto, las personas que dependen de ti, como tus amigos, familiares, compañeros de trabajo y compañeros de estudios, pueden volverse resentidas.

Las razones por las que procrastinamos

Además de las razones por las que postergamos, a menudo encontramos una serie de excusas o racionalizaciones para justificar nuestro comportamiento.

Según Tuckman, Abry y Smith, hay 15 razones clave por las que la gente procrastina:

  1. No saber lo que hay que hacer
  2. No saber cómo hacer algo
  3. No querer hacer algo
  4. No importarle si se hace o no
  5. No importarle cuando se hace algo
  6. No sentirse de humor para hacerlo
  7. Estar en el hábito de esperar hasta el último minuto
  8. Creer que trabajas mejor bajo presión
  9. Pensando que puedes terminarlo en el último minuto
  10. Falta de la iniciativa para empezar
  11. Olvidar
  12. Culpar de la enfermedad o mala salud
  13. Esperando el momento adecuado
  14. Necesitatiempo para pensar en la tarea
  15. Retrasar una tarea a favor de trabajar en otra

¿En qué se diferencian los procrastinadores de los no procrastantes?

En la mayoría de los casos, la procrastinación no es un signo de un problema grave. Es una tendencia común a la que todos cedemos en algún momento u otro. Sólo en los casos en que la procrastinación se vuelve tan crónica que comienza a tener un impacto grave en la vida diaria de una persona que se convierte en un problema más grave. En tales casos, no es sólo una cuestión de tener malas habilidades de gestión del tiempo; es una indicación de lo que Ferrari se refiere como un estilo de vida maladaptivo.

“Los no distadores se centran en la tarea que hay que hacer. Tienen una identidad personal más fuerte y están menos preocupados por lo que los psicólogos llaman “estima social”, cómo otros como nosotros, en contraposición a la autoestima, que es lo que sentimos por nosotros mismos”, explicó el Dr. Ferrari en una entrevista con el American Psychological Psychological Asociación.

Según el psicólogo Piers Steel, las personas que no procrastinan tienden a ser altas en el rasgo de personalidad conocido como conciencia, una de las amplias disposiciones identificadas por la gran teoría de la personalidad 5. Las personas que tienen un alto nivel de conciencia también tienden a ser altas en otras áreas, incluyendo la autodisciplina, la persistencia y la responsabilidad personal.

Caer presa de estas distorsiones cognitivas es fácil, pero afortunadamente, hay una serie de cosas diferentes que puede hacer para luchar contra la dilación y empezar a hacer las cosas a tiempo.