Saltar al contenido
Tecnicas de aprendizaje

La importancia de la gratitud a la felicidad

Desarrollo personal Lo mejor de la existencia examinada por

Durante siglos, el concepto de gratitud siempre ha estado asociado con la religión y la filosofía moral. Fue sólo recientemente que esta emoción natural despertó el interés de los investigadores en gran medida durante el advenimiento de la psicología positiva, una nueva rama de la psicología cognitiva que se centra en los aspectos positivos de la psique humana. La psicología positiva tiene como objetivo desarrollar y nutrir los aspectos afirmativos del comportamiento humano a través de estudios científicos y métodos de intervención eficaces para lograr la realización emocional en individuos. Se ha descubierto que la gratitud es una de las emociones positivas más fuertes y muy a menudo está vinculada a la felicidad, el estado final de bienestar que todo ser humano se esfuerza por perseguir.

Felicidad: Un bienestar subjetivo

Cualquiera que desee definir la felicidad casi siempre terminaría con una descripción muy común: es algo que todo el mundo quiere alcanzar. Como dicen, el propósito de la vida es ser feliz. Has oído la misma línea una y otra vez, y en algún momento, puede sin que hayas sentido que es, de hecho, cierto. Esta percepción ha hecho que la palabra “felicidad” sea bastante difícil de definir. En pocas palabras, es sólo un estado emocional o psicológico, pero el significado de la felicidad puede variar en gran medida dependiendo del contexto, la situación, o incluso la intensidad de la emoción que variablemente va desde la satisfacción silenciosa a la dicha eufórica. Se han utilizado varios enfoques en un intento de definir con precisión la felicidad. Los investigadores creen que la felicidad sólo puede ser completamente entendida y estudiada si tiene una definición explícita. Hasta ahora, el término “bienestar” es lo más cerca que podemos llegar a justificar la avalancha de emociones positivas cada vez que sucede algo bueno. Según Ed Diener, un notable psicólogo sobre sus trabajos sobre la felicidad, el término “bienestar subjetivo” está teniendo emociones menos negativas y más positivas. Además, el bienestar subjetivo se basa en la evaluación momentánea o a largo plazo de su vida por parte de una persona y de los sentimientos de alegría, satisfacción y realización que resultan de esta evaluación.

Las personas agradecidas tienen disposiciones más soleadas

Sonja Lyubomirsky, una psicóloga positiva de la Universidad de California en Riverside, demostró con éxito a través de la investigación científica que la gratitud puede aumentar la probabilidad de que una persona se vuelva más feliz. Su investigación también mostró que exudar el rasgo de gratitud trae muchas emociones positivas como ser enérgica y útil, más esperanzadora, indulgente y empática, y menos deprimida o resentida. Las personas agradecidas también se inclinan más por la religión y la espiritualidad.

En un experimento sobre gratitud, los participantes se dividieron en dos grupos. El primer grupo se hizo para enumerar un máximo de cinco razones que hacen que uno agradecido, mientras que el otro enumera cinco razones molestas o molestas una vez a la semana en un transcurso de diez semanas. En los resultados, los participantes del grupo que expresaban gratitud se sentían más contentos y positivos con sus vidas. De hecho, también mostraron mejores signos de salud a través de un menor número de dolencias sintomáticas como náuseas, dolores de cabeza, tos e incluso la aparición de acné.

La gratitud es un rasgo importante para el bienestar subjetivo.

La psicología positiva ha abierto las puertas al estudio de diversos rasgos optimistas que generalmente ayudan a una comunidad a prosperar. Recientemente, el rasgo de gratitud ha demostrado ser digno de atención y de una investigación más profunda. Si bien la gratitud significa cosas diferentes para diferentes personas, es sin duda un rasgo muy agradable y muy valorado. Estos fueron mostrados en un estudio realizado por Dumas, Johnson y Lynch (2002) llamado Likableness, Familiarity and Frequency of 844 Non-Descriptive Words. En este estudio, la palabra “agradecido” fue clasificada entre el 4% superior de rasgos agradables. Por el contrario, la palabra “desagradecido” fue del 1,7% más baja, obteniendo la marca como uno de los rasgos menos agradables y negativos.

En 2003, un equipo de la Universidad del Este de Washington dirigido por Philip C. Watkins publicó una serie de estudios que desarrollaron una medida consistente y válida para la gratitud como un rasgo, y para evaluar la relación entre el bienestar subjetivo y la gratitud. El estudio de investigación, Gratitude and Happiness: Development of a Measure of Gratitude, and Relationships with Subjective Well-Being, utilizó la Prueba de Resentimiento y Apreciación de Gratitud (GRAT, por sus que es un método utilizado para cuantificar la gratitud por disposición. Esta medida se desarrolló a través de un relato teórico de las características de las personas agradecidas.

Watkins y su equipo identificaron cuatro características encontradas en personas que demuestran gratitud:

  1. Las personas agradecidas no sienten que están privadas y que de otra manera sentirían una sensación de abundancia.
  2. Reconocen la contribución y la participación de otras personas en el logro de su bienestar.
  3. Aprecian los placeres simples en la vida, sometiéndolos a sentimientos de gratitud más frecuentes.
  4. Estas personas se dan cuenta de la importancia de experimentar gratitud y se oponen a que expresen tal emoción.

La gratitud fomenta y mejora la felicidad y otras emociones positivas.

Watkins y su equipo creían que la gratitud, en términos de experiencias y expresiones, fomenta el bienestar subjetivo. Por lo tanto, se espera que las personas agradecidas muestren y sientan más felicidad también. Se realizaron cuatro estudios para desarrollar la medida llamada GRAT. A lo largo de sus estudios, Watkins y su equipo fueron capaces de demostrar la validez y consistencia de GRAT como una herramienta psicométrica en la medición de la gratitud. Los estudios también revelaron relaciones sólidas y una correlación positiva entre la gratitud temperamental y el bienestar subjetivo y la felicidad.

En otra publicación realizada por Emmons y McCullough en 2003 que implicó una investigación a largo plazo de los rasgos emocionales, se encontró que la gratitud, cuando se practica badiario, aumentó el recuento de frecuencias de otros efectos positivos, incluyendo bienestar subjetivo y esperanza, y disminuyó la frecuencia de las variables de afectación en la agrupación negativa.

La gratitud cosecha muchos beneficios físicos y sociales.

Un conocido experto en el enfoque científico de la gratitud es el Dr. Robert Emmons de la Universidad de California, Davis. Los resultados de sus numerosos estudios sobre las prácticas de gratitud informan consistentemente una serie de beneficios en varios aspectos:

  • Los beneficios psicológicos incluyen sentimientos de lucidez y vigilia, mayores niveles de alegría, placer, optimismo y otras emociones positivas.
  • Los beneficios físicos incluyen mejorar el sistema inmunológico y la presión arterial, disminución de las ocurrencias de dolores y dolores, más inclinado al ejercicio y una vida saludable, y mejores patrones de sueño.
  • Los beneficios sociales incluyen sentirse menos solo y demostrar mejores interacciones sociales al mostrar más signos de perdón, ser extrovertido, servicial, compasivo y exhibir generosidad.

A medida que todos luchamos por hacernos con la buena vida, la felicidad es la motivación, explicación y medición de las cosas que tendemos a perseguir. La gratitud es ciertamente importante, ya que fomenta no sólo la apreciación de los placeres simples, sino, lo que es más importante, sino que produce un puñado de beneficios que, en última instancia, conducen al bienestar y al bienestar. Practicar la gratitud a diario definitivamente vale la pena tomar. Después de todo, la felicidad no es simplemente una opción; es un derecho inalienable, también.

felicidad gratitud 2