Saltar al contenido
Tecnicas de aprendizaje

Entender la Habituación en Psicología

La habituación es una disminución en respuesta a un estímulo después de presentaciones repetidas. Por ejemplo, un nuevo sonido en su entorno, como un nuevo tono de llamada, puede llamar inicialmente su atención o incluso llegar a distraer. Con el tiempo, a medida que te acostumbras a este sonido, prestas menos atención al ruido y tu respuesta al sonido disminuirá. Esta respuesta disminuida es la habituación.

Ejemplos

La habituación es una de las formas más simples y comunes de aprendizaje. Permite a las personas afinar estímulos no esenciales y centrarse en las cosas que realmente requieren atención. La habituación es algo que sucede regularmente en tu vida cotidiana, sin embargo, probablemente no eres consciente de ello.

Habituación en la vida diaria:

  • Imagínese que usted está en su patio trasero cuando usted oye un fuerte ruido de golpes del patio de su vecino. El sonido inusual llama inmediatamente su atención, y se pregunta qué está pasando o qué podría estar haciendo el ruido. Durante los próximos días, el ruido de golpes continúa a un ritmo regular y constante. Eventualmente, simplemente afinas el ruido
  • No es sólo el sonido lo que nos lleva a habituarnos. Otros sentidos también pueden verse afectados por la habituación. Otro ejemplo sería rociar un perfume por la mañana antes de salir a trabajar por la mañana. Después de un corto período, ya no notas el aroma de tu perfume, pero otros a tu alrededor pueden notar el olor incluso después de que te hayas dado cuenta de ello.

También hay enfoques de psicoterapia que se basan en la habituación. En el tratamiento de las fobias, por ejemplo, habituar a las personas a la fuente de su miedo es una manera de ayudarles a superar su fobia. En la terapia de exposición, las personas son progresivamente sometidas a cosas que temen.

Una persona que está aterrorizada de la oscuridad, por ejemplo, podría comenzar simplemente imaginando estar en una habitación oscura. Una vez que se hayan habituado a esta experiencia, se expondrán a aproximaciones cada vez más cercanas a la fuente real de su ansiedad hasta que finalmente se enfrenten al miedo en sí. Eventualmente, el individuo puede ser habituado al estímulo para que ya no experimenten la respuesta al miedo.

Características

Algunas de las características clave de la habituación incluyen:

  • Duración: Si el estímulo de la habituación no se presenta durante un período lo suficientemente largo antes de una reintroducción repentina, la respuesta volverá a aparecer a plena fuerza, un fenómeno conocido como recuperación espontánea. Así que si los golpes ruidosos de ese vecino ruidoso (del ejemplo anterior) se detuvieran y comenzaran, es menos probable que te acostumbres a ello.
  • Frecuencia: Cuanto más frecuentemente se presente un estímulo, más rápida será la habituación. Si usas el mismo perfume todos los días, es más probable que dejes de notarlo antes cada vez.
  • Intensidad: Los estímulos muy intensos tienden a resultar en una habituación más lenta. En algunos casos, como ruidos ensordecedores como una alarma de coche o una sirena, la habituación nunca ocurrirá (una alarma de coche no sería muy eficaz como una alerta si la gente dejara de notarlo después de unos minutos).
  • Cambio: Cambiar la intensidad o duración de la estimulación puede dar lugar a una repetición de la respuesta original. Así que si ese ruido de golpes se hizo más fuerte con el tiempo, o se detuvo abruptamente, sería más probable que lo notara de nuevo.

Por qué se produce la habituación

La habituación es un ejemplo de aprendizaje no asociativo, es decir, no hay recompensa o castigo asociado con el estímulo. No estás experimentando dolor o placer como resultado de los ruidos de golpes de ese vecino. Entonces, ¿por qué lo experimentamos? Hay algunas teorías diferentes que buscan explicar por qué se produce la habituación, incluyendo:

  • La teoría de un solo factor de la habituación sugiere que la repetición constante de un estímulo cambia la eficacia de ese estímulo. Cuanto más lo oigamos, menos lo notamos. Se vuelve poco interesante para nuestros cerebros, en cierto modo.
  • La teoría de la habituación de dos factores sugiere que hay procesos neuronales subyacentes que regulan la capacidad de respuesta a diferentes estímulos.

Así que nuestros cerebros deciden por nosotros que no tenemos que preocuparnos por ese ruido de golpes porque tenemos cosas más apremiantes en las que centrar nuestra atención.

Habituación en las relaciones

La habituación es un concepto que a menudo se aplica a los fenómenos perceptivos, pero también puede tener una serie de aplicaciones diferentes del mundo real, incluso en las relaciones sociales. A medida que llegamos a conocer mejor a las personas, es natural que dejemos de notar cada pequeña cosa y nos acostumbremos cada vez más a sus buenas y malas cualidades. Es posible que te acostumbres a los hábitos que inicialmente te resultan irritantes, o incluso te enojes cada vez más por cosas que pasaste por alto inicialmente.

En las etapas iniciales de cualquier relación, las personas tienden a responder más fácilmente. Cada sensación es emocionante porque es nueva y desconocida. Desafortunadamente, este no es un estado que pueda durar para siempre. Eventualmente, la habituación se pone en marcha y la gente deja de notar cada pequeña cosa.

Si bien la habituación puede llevar a la emoción de que una nueva relación se desgaste con el tiempo, no es necesariamente algo malo. La pasión inicial que tiende a marcar el inicio de una relación típicamente da paso a algo más profundo y duradero – un amor más profundo y significativo que está marcado por la amistad, el apoyo y el respeto, además de la pasión.

La habituación en las relaciones puede llegar a ser problemática, sin embargo, cuando conduce a dar por sentado a la otra persona. Las relaciones a largo plazo a menudo pueden ser víctimas de este problema. Con el tiempo, es posible que sientas que tu pareja no aprecia las cosas que contribuyes a la relación. O tal vez es tu pareja quien siente que está siendo pasado por alto.

Entonces, ¿qué puedes hacer para superar la habituación y traer algo de la chispa inicial de vuelta a tu relación?

  • Recuerda esos sentimientos desde el comienzo de tu relación. Piensa en las cosas que primero notaste y te encantaron de tu pareja. Considere las cosas que disfrutan haciendo juntos como pareja. Tomarse el tiempo para notar esas cualidades y reintroducir esas actividades es una buena manera de reconectar.
  • Prueba algo nuevo. Las rutinas y los hábitos pueden ser útiles, pero a menudo pueden sentirse stilísticos. Busca maneras de cambiar las cosas y añadir el zing de la novedad a tu relación. Pruebe nuevas actividades en pareja y explore las cosas juntos. Puede ser una forma interesante de construir una conexión fuerte, así como un medio para ver a su pareja en una nueva luz.
  • Practica la gratitud. A medida que pasas más y más tiempo alrededor de tu pareja, puede ser demasiado fácil enfocarse en las cosas que te parecen irritantes. Si usted se centra sólo en estas cualidades, puede ser extremadamente difícil permanecer satisfecho y conectado. Tómate el tiempo para pensar en las cosas que te gustan de tu pareja. ¿Cuáles son las cualidades que más admiras de esta persona? ¿Qué cosas te atrajeron más cuando te conociste?

Una palabra de Verywell

La habituación es una parte natural y normal de nuestra experiencia del mundo. Nos permite funcionar en entornos donde a menudo estamos inundados de experiencias sensoriales e información. En lugar de sentirnos abrumados por todas las cosas que claman por nuestra atención, la habituación nos permite prestar menos atención a ciertos elementos para que podamos centrarnos mejor en los demás.

Cómo la adaptación hedónica te roba de la felicidad y cómo cambiar eso