Saltar al contenido
Tecnicas de aprendizaje

Cómo usar el dinero para comprar la felicidad

Desarrollo personal Lo mejor de la existencia examinada por Janice Friedman

Si queremos o no admitirlo, hay una correlación directa entre el dinero y la felicidad. Cuando estamos financieramente seguros y encontramos el espacio de agitación para invertir en el disfrute, creamos ligereza en nuestros corazones. Por supuesto, hay personas que viven con éxito una vida sin dinero como Heidemarie Schwermer, que dejó su trabajo de psicoterapia para poner en práctica sus habilidades de trueque o el hombre infecciosamente feliz que ha pasado los últimos nueve años viviendo en la cueva. A pesar de su éxito algo extraño, la mayoría de los estilos de vida que hemos llegado a esperar y con los que nos sentimos cómodos involucran riquezas del bolsillo junto con las riquezas del corazón.

En una entrevista realizada por CBS, Michael Norton, el coautor de Happy Money hace la pregunta: “¿Cuál es la relación entre dinero y felicidad?” Al responder a esta gran pregunta, Norton divide las cosas en cinco principios clave. A través de estos principios, el dinero puede potencialmente funcionar para nosotros (¡no contra nosotros finalmente!) a medida que navegamos por las formas correctas de gastar nuestros fondos para hacer nuestras vidas mejores y más satisfactorias. La semana pasada, hablamos de cómo el dinero realmente compra la felicidad; así que hoy, este post se centrará exactamente en cómo gastarlo para obtener la felicidad.

1. Comprar Experiencias

No hace falta decir que unas vacaciones a Roma suena más glamoroso que una televisión actualizada. Pero, ¿cuál es la psicología detrás de elegir experiencias versus cosas para la felicidad? Norton explica: “Las experiencias son más divertidas de esperar. Comprar un televisor es genial, pero no es algo que esperas. Sueñas con las vacaciones que se avecinan”. Con las experiencias no sólo existe el evento real que vas a experimentar, pero la acumulación y anticipación es mucho mayor en la escala de felicidad que esperar para comprar un objeto.

Otra cosa acerca de las experiencias son los recuerdos que proporciona. La televisión puede proporcionar relajación después de un largo día, pero el recuerdo de la época en Roma, inmortalizado por las imágenes y soñar despierto, proporciona una felicidad duradera que no puede ser duplicada por posesiones que proporcionan entretenimiento inferior.

¿No hay dinero para vacaciones extravagantes? Sólo sal a cenar de vez en cuando, o ve un concierto barato. Desviarse de la rutina normal de zumbido-batería es esencial para el crecimiento en territorio de felicidad.

2. Que sea un regalo

En la cultura estadounidense especialmente, esta podría ser una teoría difícil de entender. En lugar de comprar cosas que proporcionan gratificación instantánea constante, Norton sugiere mantener las cosas que amas durante semanas y recompensarse a sí mismo por su disciplina. Un estudio que Norton y su compañera de escritura Elizabeth Dunn crearon, explica la ideología “Hazlo un tratado” perfectamente.

Norton aclara en una entrevista con Scientific American,

Esta teoría también sugiere aferrarse a su dinero durante una cantidad asignada de tiempo y luego gastarlo. De esta manera, podemos volver a entrenar nuestras mentes para que piensen en términos de paciencia igualando la satisfacción frente a la indulgencia instantánea.

3. Comprar tiempo

Comprar tiempo es un concepto interesante. A veces compramos tecnología porque creemos que nos hará la vida más fácil, y sin embargo nos pegamos a nuestras pantallas y nos perdemos el punto de por qué compramos originalmente estos artículos. Comprar tiempo podría significar ahorrar dinero/tiempo para esas vacaciones trabajando horas extras esta semana para ir de viaje al siguiente. En algunos casos, podría significar cambiar los códigos postales para que tengamos viajes diarios más cortos hacia y desde el trabajo.

Norton comenta sobre las frustraciones de los suburbios:

La casa suburbana es una buena analogía para la mayoría de las cosas en nuestras vidas. ¿La buena (una casa grande) supera lo malo (10+ horas a la semana sentado en el tráfico de parachoques a parachoques) lo suficiente como para crear una vida más feliz y más contenta?

4. Pague ahora, consuma más tarde

Esta regla es un primo cercano de la primera regla “Comprar Experiencias”. En las vacaciones especialmente, uno odia ver su dinero seco como el cha-ching de los anillos de registro en sus oídos.Cuando se supone que vamos a tener un tiempo despreocupado en un nuevo entorno, el día se estropea preocupándose por cuánto se gastó en ese hotel, tratamiento de spa o paseo en montaña rusa. Con la tecnología al alcance de la mano, si pagamos por adelantado la mayoría de las experiencias ahora (dentro de nuestras restricciones presupuestarias) podríamos tener una experiencia que se siente más como libertad y menos problemática.

5. Invertir en otros

Este principio puede ser el más importante de los cinco, porque da evidencia científica de que gastar dinero en otros crea felicidad no sólo para el donante, sino también para el receptor. ¡El regalo que sigue dando!

Norton afirma: “A menudo pensamos en dar regalos a los demás como para aumentar la felicidad del receptor. Una vez más, piense en los niños que abren sus regalos en la mañana de Navidad… Nuestra investigación, sin embargo, muestra que dar regalos ofrece beneficios a un grupo inesperado: los propios dinantes. En experimentos que hemos llevado a cabo en países que van desde Estados Unidos hasta Sudáfrica, desde Canadá hasta Uganda, constantemente encontramos que gastar dinero en otras personas, ya sea comprando regalos para amigos o donando a organizaciones benéficas, proporciona a la gente mucho más felicidad que gastar ese dinero en sí mismos.

En un país que promueve que ser rico en aras de ser rico crea felicidad, o las noticias que muestran los opuestos extremos del buceo en contenedores y la vida en cuevas, puede ser difícil navegar por la mejor manera de vivir una vida satisfactoria. Con investigaciones como esta, que trata el dinero como un amigo contra el enemigo inalcanzable, podemos darnos cuenta de que el dinero no es malo, y de hecho puede ser muy lucrativo para nuestra felicidad.

Janice Friedman