Saltar al contenido
Tecnicas de aprendizaje

Aprender maneras de detener el odio propio

El auto-odio puede sentirse como tener a una persona siguiéndote, todo el día y todos los días, criticándote y señalando cada defecto o avergonzándote por cada error. Puede sentirse horrible.

Los pensamientos típicos de odio propio pueden incluir:

  • “Sabía que iba a fallar.”
  • “¿Por qué lo intentas?”
  • “Eres un perdedor.”
  • “Nadie quiere estar a tu alrededor.”
  • “Mírate a ti mismo jodiendo otra vez.”
  • “¿No puedes ser normal?”

Ni siquiera puedes alejarte de la crítica implacable porque eres tú; el odio propio viene de dentro. Pero puedes aprender a dejar de ablomando y empezar a disfrutar de tu vida y tus relaciones. Su primer paso: averiguar los factores que pueden haber causado este ciclo de auto-abofeteo en primer lugar.

¿Qué causa el auto-odio?

El odio propio es algo que se desarrolla con el tiempo y normalmente se desencadena por más de un factor, incluyendo traumas pasados, perfeccionismo, falsas expectativas, comparaciones sociales y varios comportamientos aprendidos.

Trauma

Muchas personas con odio a sí mismos extremas han pasado por experiencias traumáticas y emocionalmente desafiantes en su pasado. Estas experiencias a menudo incluyen abuso o negligencia sexual, física o emocional.

Cuando los niños pasan por experiencias de abuso emocional y negligencia, comienzan a ver el mundo como inseguro y las personas que los rodean como peligrosas. En un esfuerzo por tratar de dar sentido a su mundo, pueden desarrollar una narrativa que los haga sentir como si no valieran la pena amary a no tener valor. Estas declaraciones odiosas pueden haber sido dichas directamente por un padre u otro ser querido, y pronto se convierten en una parte demasiado familiar de su crítico interno.

Obtener ayuda

Si el trauma está detrás de tu odio propio, considera buscar ayuda profesional. Ya sea un terapeuta, un ministro o un consejero espiritual, el apoyo profesional puede permitirle comprender la raíz de su auto-aborrecemiento y dar pasos hacia la autocompasión.

Establecer expectativas falsas

Es normal querer pertenecer, ser aceptado o realizar una tarea bien. Sin embargo, a veces nuestras expectativas de sí mismos pueden ser tan altas que son inalcanzables por cualquier ser humano. Estas expectativas extraordinarias a menudo nos llevan a quedarnos cortos y sentirnos como si hubiéramos fracasado. En estos momentos, nuestro crítico interno aparece para avergonzarnos y recordarnos lo decepcionantes que hemos sido. Incluso si nuestra parte racional reconoce que las expectativas son irrazonables, nuestro crítico interno continúa llevando a casa declaraciones de auto-odio.

Tratando de complacer a los demás

En un esfuerzo por estar conectados con los demás, es posible que hayamos aprendido con el tiempo que cumplir bien las expectativas de los demás funciona bien. Podríamos aprender a través de experiencias sociales que cuando otras personas están felices con nosotros, podemos sentirnos felices con nosotros mismos. Esta no es una forma saludable de pensar acerca de las relaciones e incluso puede conducir a patrones significativos de comportamiento dependiente.

Sin embargo, algunas personas se sienten devastadas cuando no son capaces de satisfacer las necesidades de los demás o sienten que han decepcionado a alguien. Las declaraciones de odio propio sugieren que cuando no cumplimos con las expectativas de los demás algo está mal con nosotros; hemos fracasado o que no somos dignos de ser amados o valorados por otros.

Tener una mentalidad perfeccionista

Un perfeccionista es a menudo visto como alguien que se permite ningún margen de error, sin margen de maniobra para errores o limitaciones humanas. Esperan la perfección de sí mismos (y posiblemente de los demás) en todo momento y en todas las situaciones.

Es importante tener en cuenta que a menudo desarrollamos una mentalidad perfeccionista en un esfuerzo por protegernos del dolor y los sentimientos de desconexión. La creencia es que cuando te desempeñas perfectamente, de alguna manera te estás impidiendo sentir dolor. Este dolor puede incluir sentimientos de verguenza, verguenza, soledad, abandono, ridículo, juicio y más.

10 señales reveladoras que puede ser un perfeccionista

Comparación social

Si bien es normal mirar a su alrededor y notar lo que otros están haciendo, puede llegar a ser doloroso cuando se coloca valor en esa observación.Si experimentas odio propio, es común tener lo que se conoce como comparación ascendente. Esto simplemente significa tener una tendencia a sólo notar y dar valor a las personas que están rindiendo “mejor” y, a su vez, devaluarse con declaraciones de odio propio.

Cómo dejar de compararse constantemente con los demás

Los peajes del odio propio

El odio propio impacta e influye en muchos aspectos de la vida diaria. De hecho, el odio propio puede impedirque tomar decisiones importantes, tomar riesgos, conectarse con los demás y alcanzar metas.

Relación con el yo

No es de extrañar que el odio propio sea un impacto negativo en el autoconcepto (la imagen que tienes de ti mismo) así como en tu autoestima (cómo nos sentimos por nosotros mismos). Cuando tu crítico interno se está poniendo constantemente, es casi imposible verte a ti mismo en una luz positiva.

¿Qué es el autoconcepto y cómo se forma?

En el lugar de trabajo

Considerando que el trabajo a menudo se basa en el rendimiento (comportarse de cierta manera, cumplir con las expectativas de trabajo, interactuar con los demás), no es sorprendente que el odio propio pueda afectar su vida laboral. Cuando te sientes inútil o incapaz, es menos probable que asumes proyectos o te resulte difícil trabajar en colaboración con otras personas. Usted puede sentir resentimiento hacia los compañeros de trabajo o ponerse a sí mismo por falta de rendimiento.

Cuestiones sociales

Puede ser extremadamente difícil hacer y mantener amistades cuando estás agobiado por la auto-habla negativa constante e implacable y el auto-apenamiento. Para evitar el dolor de la crítica, el juicio o el abandono, incluso puede sortearse de conocer gente nueva o salir como frío o despreocupado, lo que puede impedir que se acerque a los demás.

Relaciones familiares

Dado que una influencia significativa en el odio propio proviene de experiencias sociales pasadas como el abuso y el trauma, la dinámica familiar puede sentirse muy complicada para alguien que lucha con el odio propio. Usted puede (o no) estar en una situación que requiere que usted esté en contacto con alguien de su pasado doloroso, causando angustia y una tendencia a retirarse en un esfuerzo por evitar experimentar recuerdos y emociones dolorosas.

Incluso si usted no está tratando con una historia familiar traumática, su mentalidad perfeccionista y expectativas poco realistas de sí mismo pueden entrar en el camino de poder disfrutar de interacciones familiares.

Relaciones románticas

Las relaciones románticas pueden sentirse complicadas y confusas para alguien que experimenta odio propio y puede hacer que luches contra la idea de la cercanía y la intimidad.

Incluso si anhelas sentirte cerca, el miedo de que alguien vea tus imperfecciones, limitaciones o falta de valor percibidas puede ser abrumador y interponerse en el camino de una relación significativa. ver o pensar esas cosas sobre ti puede sentirse devastador.

Establecer metas

El odio propio nos dice que no somos capaces y que probablemente fracasaremos o se queden cortos, y este tipo de pensamiento puede hacer que las metas, los deseos y los sueños se sientan distantes e imposibles. Usted puede mirar a los demás y pensar que lo están haciendo bien, mientras que usted sufre de constantes declaraciones autocríticas. Vivir de esta manera es emocionalmente agotador y puede resultar en una falta de deseo de establecer metas en absoluto.

Consejos sencillos para alcanzar objetivos

Toma de decisiones

La auto-habla negativa y el auto-odio pueden secuestrar o paralizar nuestras habilidades de toma de decisiones. Cuando te ves a ti mismo de una manera tan negativa, puedes sentirte menos dispuesto a correr riesgos que te ayudarán a crecer, alejarte de las oportunidades para conectarconte con los demás y encontrarte atrapado en un patrón de duda.

Cómo detener el ciclo del auto-aloparación

Vivir con odio propio es abrumador, agotador y aislante. Por suerte, hay pasos que podemos dar para calmar a ese crítico interno, calmar la tormenta negativa y avanzar de manera positiva.

Dome a tu crítico interno

Si luchas con el odio propio, tu crítico interno puede sentirse implacable y puedes empezar a creer en la narrativa odiosa de tu diálogo interno. Cuando esto sucede, es útil tratar de ralentizarse y distinguir los sentimientos de los hechos.

Cómo reducir la auto-habla negativa para una vida mejor

Inventario de sus fortalezas

Identificar tus fortalezas puede ayudar a calmar tu odio propio. Si te resulta difícil llegar a algunos por tu cuenta, considera pedir ayuda a otros. Casi siempre es más fácil reconocer las fortalezas de otra persona en lugar de las nuestras.

Aprender a aceptar cumplidos

Si te ves de una manera odiosa, es difícil aceptar un cumplido. Incluso puede sentirse extraño e incómodo, por lo que lo descartará o minimizará para evitar sentirse vulnerable.

Aprender a aceptar un cumplido tomará práctica, pero es posible. La próxima vez que alguien te felicite, intenta decir “gracias” y detente allí. Resiste el impulso de seguirlo con una respuesta autocrítica o despectiva.

100 cumplidos que aumentan la positividad

Desarrollar la autocompasión

Las personas que luchan con el odio propio a menudo tienen poca o ninguna compasión hacia sí mismas. De hecho, la idea de tener autocompasión puede ser imposible o confusa. Una gran manera de pensar en la autocompasión es pensar en cómo tratarías a un amigo o a un ser querido. ¿La golpearías por cometer un error o recordarle que nadie es perfecto?

La dra. Kristin Neff, ph.D., psicóloga e investigadora de autocompasión, explica: “En lugar de juzgarse sin piedad y criticarse a sí mismo por diversas deficiencias o deficiencias, la autocompasión significa que usted es amable y comprensivo cuando se enfrenta a fallas personales. Después de todo, ¿quién dijo que se suponía que eras perfecto?”

Cómo la autocompasión te ayuda a sobrellevar los altibajos de la vida

Practicar el perdón

El odio propio a menudo se centra en el pasado, un momento o emoción dolorosos como la verguenza o la culpa, la ira o la verguenza, o una sensación de impotencia. En ese espacio, no hay lugar para perdonarnos a nosotros mismos ni abrazar lo que somos.

Haga todo lo posible para permanecer en el presente y concéntrese en lo lejos que ha llegado. Esto puede sentirse incómodo o diferente, pero con el tiempo, te ayudará a disminuir el odio propio y obtener autocompasión.

Cómo perdonarse a sí mismo

Una palabra de Verywell

Recuerda que detener el odio propio lleva tiempo. A veces puede sentirse desafiante e imposible e incluso puede que te encuentres afligido por esta parte demasiado familiar de ti, lo cual está bien. Cuando te dejas dejar ir al crítico negativo, dejas espacio para más alegría, paz y conexión en tu vida.