Saltar al contenido
Tecnicas de aprendizaje

10 Ejemplos de Disonancia Cognitiva en la vida cotidiana

Desarrollo Personal de Gestión de Emociones Por Janice Friedman

La disonancia cognitiva es un término de psicología que casi con toda seguridad has oído antes, pero no es nuevo. De hecho, ha existido desde la década de 1950, cuando un hombre llamado Leon Festinger teorizó que la gente trata de lograr una especie de consistencia interna.

Numerosos estudios desde entonces han demostrado las suposiciones de Festinger y han desarrollado aún más la idea, y hoy en día se acepta que los ejemplos de disonancia cognitiva de la vida cotidiana pueden motivar a las personas a actuar. ¿Qué clase de acción? Bueno, eso depende.

Motivado para cambiar

A veces, las personas eligen socavar o cambiar una de sus creencias. El ejemplo clásico de disonancia cognitiva de Festinger era un fumador que creía que fumar era malo para él. Si el fumador experimenta suficiente incomodidad debido a sus dos creencias opuestas, podría cambiar una de esas creencias.

Por ejemplo, podría empezar a pensar, “fumar no hace mucho daño”. También podría optar por cambiar su comportamiento para alinearse con sus creencias (en este ejemplo, dejaría de fumar). Otra opción sería añadir pensamientos para actuar como un puente. “Fumar no es tan malo”, por ejemplo.

Finalmente, un fumador que experimenta disonancia cognitiva simplemente podría optar por ignorar la incomodidad. “Esto se siente muy bien, y no me importa si es malo.”

Ejemplos de la vida real

Fumar no es el único ejemplo de ejemplos de disonancia cognitiva en la vida cotidiana; de hecho, es probable que sea algo que experimente (o haya experimentado) con frecuencia. A continuación, hemos incluido diez ejemplos comunes para ayudarle a crecer en su comprensión de sí mismo y de las personas que lo rodean.

1. Ser amable

Ser “agradable” (especialmente para las mujeres) se considera un valor importante. La mayoría de las personas, de hecho, no se considerarán “medias”, incluso cuando se enfrentan a pruebas de sus acciones. Así es como esto podría jugar, por ejemplo, en la oficina:

Sheila ha estado con su compañía durante cinco años. Ella ha realizado su trabajo satisfactoriamente y quiere pedir un aumento. Sin embargo, le preocupa que si se le pregunta por su actuación, tendrá que explicar con qué frecuencia se ha guardado o cubierto para su jefe.

Ella siente que esto no es un comportamiento “agradable”, y para evitar la disonancia cognitiva de sentirse “no agradable”, decide no pedir un aumento (o no se defiende en el aumento de las negociaciones).

2. Ser honesto

James es un estudiante universitario y, como la mayoría de la gente, se considera una “buena persona”. Sabe que la gente buena no hace cosas como hacer trampa en un examen, pero está preocupado por una clase en particular este semestre.

James tiene que tomar una decisión: estudiar más duro, obtener tutoría, perderse los compromisos sociales, y todavía tomar la oportunidad de fallar la clase, o hacer trampa. Si hace trampas, estas son algunas de las cosas que tendrá que decir a sí mismo para apaciguar la disonancia cognitiva incómoda que está experimentando:

  • Las pruebas de este profesor son demasiado difíciles; todo el mundo tiene que hacer trampa.
  • Todo el mundo está haciendo trampa, y yo seré el raro si no lo hago.
  • No es tan importante.
  • Sólo soy un tramposo.

3. Bad Restaurant

Tu amiga tiene un gran gusto en los restaurantes, así que cuando ella recomienda un nuevo lugar en el centro de la ciudad, que don’t perder mucho tiempo probarlo. Desafortunadamente, es horrible. La comida es mala, y el servicio es peor, pero lo que es más doloroso que la mala experiencia es la disonancia mental que estás experimentando.

¿Significa esto que te equivocaste y tu amigo tiene mal gusto? ¿Significa esto que tu amigo tiene un gran gusto y tú eres el que tiene el mal gusto? Decides salvar la disonancia diciendo que el restaurante estaba pasando una mala noche.

Dile a tu amigo que lo intentarás de nuevo en otro momento, pero evitas volver porque no quieres que vuelva a plantear preguntas sobre el nivel de gusto de tu amigo.

4. Omitiré el almuerzo

Otro de nuestros ejemplos de disonancia cognitiva de la vida cotidiana es acerca de las opciones de alimentación saludables.Has visto los documentales y los estudios de investigación, y crees que la evidencia que dice azúcar te hace aumentar de peso, pero las rosquillas en el salón son irresistibles, especialmente cuando se combina con tu café de la mañana.

En este punto, probablemente esté experimentando algunas molestias internas de servicio pesado, y ha recurrido a las negociaciones. Por ejemplo, puede elegir:

  • Quédate con tus armas y perdona la rosquilla.
  • Prométeme que tendrás una ensalada para el almuerzo o harás una milla extra en el gimnasio esta noche para cancelar el daño.
  • Resortese a sentimientos de verguenza o culpa (“No merezco estar sano”).

5. Buenas buenas semillas

Una de las formas en que las sin fines de lucro recaudan fondos es apelando a su sensación de ser una buena persona. Es posible que recibas una carta de la organización sobre tus donaciones pasadas, diciendo, en efecto, “¡mira lo gran persona que eres!”

Animado por esto, estás en menos posición de negarte a dar más dinero, porque no quieres ser menos buena persona. Otro elemento menor en la lista de ejemplos de disonancia cognitiva de la vida cotidiana es encontrarse con un panhandler mientras te detienen en una luz.

Crees que eres una buena persona, pero encontrarte con alguien pidiendo dinero te obliga en una especie de Twister mental, y podrías apaciguar la disonancia rodando por tu ventana y dando dinero o diciendo algo como, “esas personas son sólo estafadores, o ” sólo va a utilizar el dinero para comprar alcohol.

De cualquier manera, esto ayuda a explicar por qué estos encuentros son tan incómodos para la mayoría de las personas.

6. Los políticos

Un ejemplo de disonancia cognitiva muestra que la vida cotidiana que probablemente has visto en las redes sociales está excusando o explicando el comportamiento de los políticos. Esto puede parecerse a uno de los siguientes:

  • Un político que apoyas hace algo o apoya algo en lo que no crees
  • Un político al que te opones hace algo que apoyas

Este tipo de situaciones nos ponen en un estado de disonancia cognitiva, que luego parecemos callar. Algunas personas eligen descartar, ignorar o explicar el comportamiento que no apoyan. “No es tan malo”, podrían decir, o, “no es tan malo como lo que los otros chicos están haciendo!”

O bien, las personas pueden optar por descartar o explicar el comportamiento que apoyan. “Hizo una cosa bien, pero mira todas las cosas malas que ha hecho!”

7. Cambio de fe

Este tipo de ejemplo ocurre todos los días en los campus universitarios. Los estudiantes brillantes entran en el gran mundo de un campus universitario, sólo para encontrar diferentes formas de vivir y creer. Estos encuentros forzados causan suficiente disonancia para poner a algunas personas en un camino de búsqueda que dura años.

Un estudiante que ha crecido en un hogar cristiano conservador, por ejemplo, y cree que sólo los cristianos van al cielo, podría hacerse amigo de un estudiante de la India, que es hindú. Después de hacerse amiga y aprender acerca de la fe de su amiga, la cristiana se encuentra reevaluando lo que ella cree porque se siente incómoda con la idea de que su amiga no vaya al cielo.

8. Autoridad

Este ejemplo es doloroso de discutir, pero a menudo tiene lugar en una situación en la que hay un desequilibrio de poder. Si una persona con autoridad, por ejemplo, como un maestro, un líder de fe o un padre, está abusando de una persona más joven o menos poderosa, esto crea un nivel extremadamente alto de disonancia cognitiva.

La persona que está siendo abusada tiene que elegir cambiar sus creencias acerca de la autoridad (todas las figuras de autoridad son malas), racionalizar o ignorar el abuso, o cambiar sus creencias sobre sí mismo (soy malo y digno de ser abusado).

9. Uvas agrias

El término “uvas agrias” se originó con una de las fábulas de Esopo, sobre un zorro que no puede alcanzar las uvas que quiere. Experimenta disonancia cognitiva y para aliviar su frustración; decide que las uvas deben ser agrias y por lo tanto indeseables.

¡Esta justificación de la acción que no puede tomar es un gran ejemplo de cómo cambiamos nuestros pensamientos para reconciliarnos con el mundo que nos rodea!

10.

El medio ambiente

Nuestro final en la lista de ejemplos de disonancia cognitiva de la vida cotidiana es la perturbación que algunas personas encuentran cuando tienen altos ideales sobre el medio ambiente, pero luchan por encontrar soluciones sostenibles en su vida cotidiana.

Aquí hay tres predicamentos comunes:

  • Sabes cuánto daño hacen las pajitas en los vertederos, pero tu servidor acaba de servirte una bebida con una pajita. Ahora, te sientes incómodo usando la paja, a pesar de que el daño ya ha sido hecho.
  • Usted sabe cuánto daño hacen las emisiones de los vehículos al medio ambiente, pero el único trabajo que puede encontrar requerirá un viaje diario de cuarenta minutos.
  • Crees en la comida fresca local, pero te mueres de hambre, pero las únicas opciones de comida disponibles son altamente procesadas y altamente empaquetadas.

Mejor comprensión

Como estamos seguros de que ya lo has notado, la disonancia cognitiva no es solo un término para psicólogos; es un fenómeno que encontramos constantemente. Entenderlo puede ayudarnos a reconocerlo en el trabajo en nuestra propia vida, ayudándonos a convertirnos en personas mejores y más sabias. ¡Buena suerte!

Janice Friedman